Cuentos

Aqui encuentras todos los cuentos que deseas leer una y otra vez

La princesa y la niña

En un castillo de oro, vivía una princesa muy linda, era de lo más hermosa, su belleza no venía de su físico, sino del corazón. Dicha belleza se le reflejaba a veces con los rayos del Sol, y quienes la contemplaban veían en ella como a un ángel venido del cielo. A veces su belleza era comparada con la de una virgen preciosa, era fina y cariñosa en el trato con los demás.Vivía en su castillo, con su príncipe, su madrastra y sus lacayos, todos “la adoraban y servían”, iba a ser la futura reina y madre de príncipes y princesas. Ella absorta en la corte, rodeada siempre de adornos de oro y lindos trajes de princesa, “vivía su vida”, sus años de esplendor y juventud.Pasaba mucho tiempo en el castillo, había sido educada para ser reina en su corte, allí era la soberana y no se perdía, a pesar de ser un castillo enorme, llenos se pasadizos secretos, ella los cruzaba, iba y venía por entre ellos y siempre encontraba salida.

Su inocencia era tal, que no encontraba malicia en nada, todo era bueno, con esa inocencia, pasaba y cruzaba todos los pasadizos secretos por extraños e increíbles que parezca. Las personas del castillo y de las aldeas cercanas querían conocer su secreto. Así que la vigilaban día tras día, la veían entrar y salir sin descubrir su secreto.

Un día la princesa conoció a una niña preciosa, estaba triste, lloraba desde que se murió su mamá. La princesa se conmovió escuchando la historia de aquella preciosa niña, empezaron a caminar juntas y cruzó con ella los pasadizos secretos que traían a todos de cabeza por querer saberlo. La niña tan solo le dio la mano a la princesa y aunque ella no veía nada, ni entendía por dónde pisaba, seguía caminando, confiada y segura de la mano de la princesa.

El secreto de la princesa estaba en sus ojos y en su corazón, no en los pasadizos, era la manera de mirar con amor las cosas que otros veían malas y feas. Así cruzaba los pasadizos más oscuros de la vida. Por eso los que la vigilaban y observaban, no lo descubrían. Para eso tenían que tener ellos mismos la inocencia y transparencia para ver a través del Espejo que la princesa tenía dentro ella.
Ese Espejo fue un regalo que el Rey su Padre, le había hecho, no por ser princesa, o por méritos que tuviera, que no los tenía para dicho regalo. Más que un regalo era el Don más preciado del Rey, tanto la amaba, así cómo era, pequeñita, como niña, que el Rey estaba prendado de ella, de su pequeñez, y porque quiso y pudo, le hizo ése regalo tan grande y valioso.

Ella lo guardaba en su corazón y solo cuando era voluntad del Rey, la princesa veía a través del Espejo. Las cosas se transformaban, las espinas se convertían en rosas, y paseaba cada vez por un jardín llamado Edén, era el Paraíso perdido, que solo veía a través del Espejo, sus perfumes y fragancias, no podían ser comparadas a nada de este mundo, era de una suavidad tal, que no tenía nombre.

La niña cruzó de la mano de la princesa ése jardín lleno de fragancias nuevas todas para ella, en su vida nunca imagino que existiera algo tan hermoso y tan bello. Jamás olvidaría a la princesa ni el jardín que le había enseñado, por mucho tiempo que pasara, siempre soñaría con volver algún día, a aquel lugar tan delicioso.
Desde entonces la niña no deja de buscar y buscar… a veces piensa que ha sido como un sueño. La niña, algún día encontrará de nuevo la Puerta que un día se abrió para ella, y volverá a ver el Paraíso perdido a través del Espejo que le mostró la princesa. Volverá al origen de la vida …

Desconozco autor.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: