Cuentos

Aqui encuentras todos los cuentos que deseas leer una y otra vez

La ventana de la morgue

Los cinco muchachos se juntaron en la vereda y vigilaron hacia todos lados.  Era casi media noche. Habían ido al desfile de halloween y pensaban seguir divirtiéndose mientras intentaban asustarse unos a otros.
En la vereda en la que estaban, se encontraba el fondo de un hospital, y estaban bajo la ventana de la morgue.  Cerca de la ventana, que estaba ubicada a una altura considerable, había un árbol, y pensaban trepar por él para mirar hacia adentro.
Gerardo vio que una señora dobló en una esquina y caminaba rumbo a ellos.
– Viene gente – les advirtió a los otros, y enseguida miró hacia otro lado.
– Hay que esperar que pase – dijo otro de los muchachos.
La señora iba cruzando lentamente, y de pronto pareció acordarse, miró hacia la ventana y apuró el paso.   En la ciudad casi todos habían escuchado alguna historia aterradora sobre aquella ventana, principalmente se decía que algunas apariciones observaban desde allí a la gente que pasaba por la vereda.  También se decía que una voz aterradora llamaba a la gente por su nombre y lanzaba carcajadas.
La señora se perdió en la otra cuadra. Al ver que la calle estaba desierta se decidieron.
– ¿Quién sube primero? – preguntó uno.
– Yo – dijo Gerardo. Miró hacia lo alto del árbol, levantó un pie hasta una rama baja y empezó a trepar. Los otros lo observaban, volteaban hacia los extremos de la calle y se miraban unos a otros, intentando adivinar el grado de miedo que cada uno sentía.
Gerardo alcanzó el nivel de la ventana, se agarró con los dos brazos al tronco y, con los pies sobre una rama que temblaba bajo su peso, miró hacia el interior de la morgue.
Lo primero que vio fue la mesa de autopsias, que estaba vacía.  Cerca de ella había cuatro mesas tipo camilla, y sobre una de ellas, cubierto con una sábana, se encontraba un cuerpo. Gerardo lo miraba cuando súbitamente el cuerpo se enderezó hasta sentarse, y seguidamente se quitó la sábana tirando de ella con las manos, y Gerardo vio que aquel muerto era igual a él, y el muerto lo miró y lo señaló apuntando su brazo.
Gerardo se estremeció tanto que sus pies resbalaron, y como se había soltado del tronco cayó al suelo y se rompió el cuello, muriendo allí mismo.
Una hora y media después, Gerardo estaba dentro de la morgue, y lo habían puesto sobre aquella mesa.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: