Cuentos

Aqui encuentras todos los cuentos que deseas leer una y otra vez

La inocencia de un niño‏

Cierta noche, estaban cenando, la mamá y su hijo pequeño en casa.

Accidentalmente, el niño derramó la leche, y su mamá le ordenó que limpiara el piso con el trapeador, el cual se encontraba en el patio.
 
Entonces, el niño abrió la puerta, y la mamá se percató de que él tenía miedo; así que ella le dijo cariñosamente:

No temas, hijo. Dios está en todas partes, inclusive en la oscuridad de la noche.

 
Entonces el niño se volteó hacia el patio y gritó:

¡Dios! ¿Me pasas el trapeador por favor?

Me pareció una historia tierna, llena de inocencia y muy dulce.  Como los niños, a pesar de sentir miedo, al mismo tiempo perciben la presencia de Dios de una forma tan real, que casi podría servirnos de ejemplo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: