Cuentos

Aqui encuentras todos los cuentos que deseas leer una y otra vez

Ulises

Ulises, la obra escrita por James Joyce en 1922, es considerada por muchos la mejor novela en lengua inglesa del siglo XX.
Ofrece un nuevo relato de la Odisea, de Homero, y la comprime en un solo día (el 16 de junio de 1904) y un solo lugar (Dublín, Irlanda). El papel del gran héroe Odiseo lo ocupa un tipo sorprendente, Leopold Bloom, un vendedor de anuncios cornudo y envejecido que se pasa la jornada deambulando de aquí para allá y acudiendo a varias citas profesionales antes de regresar al fin a casa.
Pese a que Bloom parece un tipo ordinario y poco ambicioso, emerge como una figura heroica demostrando compasión, generosidad y capacidad de perdón hacia prácticamente todos los sujetos del extraño reparto de personajes que se cruza en su camino. En sus andanzas, mundanas y en muchas ocasiones inadvertidas, practica un heroísmo cotidiano que quizá sea el único posible en la era moderna. Y pese al
hecho de que no deja de sentirse un forastero (es un judío en una Irlanda  apabullantemente católica), no pierde su optimismo y aleja de sí sus inseguridades.
Ulises es apreciada por la increíble riqueza con la que se dibujan sus personajes, su sorprendente muestrario de referencias a otras obras literarias y culturales, y lo innovador de su lenguaje. A lo largo de la novela, Joyce flirtea con géneros y estilos literarios que van del teatro a la publicidad o al inglés antiguo. Probablemente la novela sea famosa sobre todo por su profundo uso del diálogo interior: Joyce trata de mostrar lo que les pasa por la cabeza a sus personajes en cada momento, sin intentar ordenar u organizar esos pensamientos. Esta técnica se convirtió en un sello de la literatura modernista e influyó en innumerables autores, como Virginia Woolf y William Faulkner, entre otros, que también experimentaron con ella en sus obras.
No resulta sorprendente, pues, que Ulises constituya un viaje complicado para el lector, y en especial su famoso último capítulo, que describe los pensamientos de Molly, la mujer de Bloom. Sus ensoñaciones ocupan más de 24000 palabras que sin embargo se reparten sólo en ocho frases gigantescas. Pese al reto que esto supone, el capítulo
en cuestión muestra el Joyce más lírico, en especial en sus últimas líneas, que recalcan el amor de Molly por su esposo pese a haberle sido infiel:
y entonces me pidió si quería decir sí mi flor de la montaña y primero le abracé sí y le atraje hacia mí para que él pudiera sentir mis pechos todo perfume sí y su corazón latía enloquecido y sí dije sí quiero Sí.

OTROS DATOS DE INTERÉS
1. Ulises estuvo prohibida por obscena en Estados Unidos durante casi 12 años, debido a sus (en su mayoría indirectas) metáforas sexuales.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: