Cuentos

Aqui encuentras todos los cuentos que deseas leer una y otra vez

No apresures a la gallina

Un niño de la ciudad estaba pasando las vacaciones en una granja. Le mostraron una gallina sentándose sobre un nido de huevos y le dijeron que un día un pequeño pollo saldría de cada huevo. El niño estaba deleitado con esa dramática idea  y cada mañana él iba alrededor esperando ver el milagro.
Los días pasaron y nada sucedió. Los huevos todavía se veían exactamente igual. Ni el más pequeño cambio ocurrió en la apariencia de las cosas y gradualmente su fe se desvaneció. Hasta que al fin un  día el se dijo a sí mismo amargamente que había sido engañado.
Al día siguiente, como sea, por hábito, el fue hacia el nido como era usual, pero sin ninguna esperanza y he aquí cuanta fue su alegría cuando vio una multitud de pequeños pollos, corriendo alrededor.
Por supuesto maravillosos cambios habían estado teniendo lugar, todo el tiempo detrás de los cascarones, pero no había nada que mostrara eso, hasta el mismo momento final.  Algunas de nuestras más grandes demostraciones vienen a nosotros así. En esta historia, fue el espectador quién perdió la fe y así esto no importó. Si la gallina madre hubiera perdido su fe, no habría dado pollos. Dale a tus demostraciones tiempo para incubar.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: